Más de la mitad, fuera de sistema

Compartimos una nota escrita por el Cr. Luis Alberto Dalcól

Nuestro panorama ocupacional es, al menos, preocupante. Se calcula que más del 50 % de las personas que trabajan están en la informalidad. La composición o distribución de esta realidad alarma pues hace tiempo que permanece vigente.

Vayamos por la composición. Solo el 50 % de las personas están en la formalidad, es decir cumplimentando correctamente la legislación vigente y recibiendo los beneficios sociales presentes y perspectivas futuras que la misma ofrece.

Ese 50 % que está en la formalidad, pertenecen - aproximadamente - el 30 % del total, a la actividad privada; el restante 20 % a la actividad pública.

Del otro 50%, el que no está en el sistema, cerca del 33 % corresponde a la masa laboral en relación de dependencia del sector privado. El 17 % restante - se identifica en el mismo sector - con los trabajadores autónomos que realizan trabajos independientes y no están debidamente registrados.

Algunas reflexiones

El Estado emplea al 20 % de los ciudadanos formales. Pero, no todo el personal público está totalmente en regla. Cuando se realizan gestiones en las oficinas públicas y se les pregunta a quienes nos atienden sobre su vinculación, en los distintos estamentos del Estado, muchos responden ser monotributistas, cooperativistas o contratados.

Si la Justicia Laboral incursionara en el sector público - con la legislación vigente y la jurisprudencia dominante que aplica para el sector privado (con las mismas presunciones) posiblemente se modificarían las estadísticas de las vinculaciones de servicios formales públicos.

El derecho social de los trabajadores por el que velan las entidades gremiales en las paritarias con la patronal apenas supera el 60 % de los trabajadores argentinos.

Anormalidad

En principio, debe reconocerse que la situación actual descripta no es normal. Es una anomia real que debe corregirse. Se reitera, más del 50 % de los ciudadanos que laboran, lo hacen ilegalmente. Puede ser un problema que requiera soluciones de educación, de conductas, de cultura, de normas, de control, de costos, o de otra característica.

Lo innegable es que la complicación es importante y requiere ser atendida con la mayor celeridad.

Escribenos un comentario