EL IMPUESTO DE SELLOS Y SU DECLIVE

El impuesto de sellos provincial, que el lunfardo tributario calificara despectivamente como “peaje administrativo”, tiene sentencia parcial de extinción pues acotará su radio de aplicación en relación a su lozanía actual.

El impuesto de sellos provincial, que el lunfardo tributario calificara despectivamente como “peaje administrativo”, tiene sentencia parcial de extinción pues acotará su radio de aplicación en relación a su lozanía actual.
El 16.11.2017 la administración nacional propuso a C.A.B.A. y a todas las provincias un Consenso Fiscal, que fuera complementado y modificado el 13.09.2018. Nuestra provincia de Entre Ríos se adhirió por ley (1). En las obligaciones asumidas, prometió reducir las alícuotas de varios impuestos, entre ellos el de sellos, que grava a los actos y a los contratos que se formalizan en su jurisdicción.
Para tal fin, y mediante una nueva ley (2), estableció un cronograma de reducción de tasas que inició en 2018 y que finaliza en el 2023. Esta reducción es progresiva y por períodos fiscales anuales calendarios.
A resultado de ello solo quedará vigente el impuesto de sellos para las transferencias de dominio de inmuebles, que normalmente retienen los escribanos en las extensiones de escrituración, sin ofrecer variaciones sobre la tasa actual del 2,3 %; para las adquisiciones vía juicios de prescripción que continuarán con el 3%, para la división de condominio del 0,30 % y para las operaciones de inmuebles en los cementerios, que quedarán con el 1%.
Todos los demás actos y contratos que se celebren pagarán hasta el período 2022 con tasas que decrecen y a partir de 2023 estarán liberados del impuesto de sellos provincial.
COMERCIOS Y BANCOS
Para las operaciones de carácter comercial y en las que interviene la actividad financiera, desde el 2023, no cargarán con el gravamen de sellos. La reducción más significativa es la que actualmente paga el tomador de un crédito en operaciones de “adelanto en cuenta corriente” en la que los bancos actúan como agente de retención con una alícuota del 6 %, que es la tasa más alta del impuesto; y que gradualmente se reduce: en el 2020 al 0,75 %, en 2021 el 0,50 % y en 2022 el 0,25 %. Para el período 2023 no tributaran más el impuesto de sellos.
Más allá de cuestiones económicas que hacen a la decisión tomada, el proceso de “virtualización” o de “despapelización” era un reparo u obstáculo a su futura aplicación; atento a que para habilitar su cobro, algunos fallos judiciales exigían la existencia de un instrumento, obviando el principio de la “realidad económica” de la ley 11.683.
Lo realmente importante es que el impuesto de sellos en pocos años se aplicará a operaciones limitadas al ámbito de intervención notarial y principalmente en operaciones relacionadas con inmuebles. El comercio y los bancos, desde 2023, no pagaran ni actuarán como agente de retención, respectivamente, sobre el impuesto de sellos en la provincia de Entre Ríos en operaciones comerciales y crediticias.
(1) Ley 10557 (B.O. 04.01.2018)
(2) Ley 10687 (B.O. 25.06.2019)

Cr. Luis Alberto Dalcol, 08/2019

Escribenos un comentario