Antes el gradualismo, ahora... ¿la dolarización?

Compartimos una nota elaborado por el Cr. Luis Alberto Dalcól sobre actualidad económica.

Hace poco tiempo, por este medio, se criticaba el proceso de gradualismo aplicado en asuntos de economía. Era sostenido, justificado y defendido por el Gobierno y por notables economistas argentinos (1). La propuesta pretendía seducir a la inversión extranjera en forma voluntarista y avizoraba “fuertes inversiones”.

 

Por la realidad del mercado y la exigencia del nuevo financista –FMI-, ahora se reconoce su desacierto y la conducción modifica rumbos. La demora elevó los costos.

 

Con similar preocupación a la de entonces, nuevamente se escucha a reconocidos pensadores de la economía nacional, expresar ideas que por solo mencionarlas atemorizan. Estas están relacionadas con la dolarización. Una de ellas, de trascendencia internacional, dijo: “La dolarización es algo que hay que pensar seriamente más adelante” (2).

 

En relación a dicho pronunciamiento, otro economista -el jefe de FIEL (3)- concluyó: “En un país donde se cumplan los contratos y la ley, puede ser una solución la dolarización, pero acá no”.

 

  Nuestra moneda

 

  No debe desconocerse que nuestra moneda tiene un uso limitado a las transacciones internas, que no es utilizada como reserva de valor. Esta limitación es una anomalía a solucionar y no debe ser una causa de su claudicación.

 

El proceso de dolarización se identifica por el reemplazo de nuestro signo monetario por la unidad de los E.E. U.U. Se renuncia a manejar uno de los elementos más importantes en cuestiones de comercio exterior. Se dilapidan las políticas relacionadas con las cuestiones de monetización y con el régimen cambiario.

 

Cuesta creer que economistas afamados, ilustres, se manifiesten con este nivel de ligereza. Cuesta aceptar estas manifestaciones, sin propuestas de las correcciones pertinentes para que nuestro signo monetario no pierda su valor y que graciosamente se echen a rodar ideas tan alejadas de nuestras capacidades y posibilidades económicas. Nuestro país tiene un futuro de grandeza y la ineptitud de algunos funcionarios o pensadores no puede proponer someter nuestra soberanía económica a otra jurisdicción.

 

Existen temas opinables, de discusión, pero el aquí expuesto excede el más mínimo análisis. Eleva la preocupación la posición técnica ocupada por los expositores, que esta nota identifica y reprocha sin atenuantes.  

 

Referencias:  
(1) “El camino del gradualismo económico”, Diario El Argentino 01/2017 (2) Profesor de la Universidad de Columbia Dr. Guillermo Calvo, Diario La Nación 02/09/2018 (3) Licenciado en Economía UBA Dr. Juan Luis Bour, Diario La Nación 09/09/2018

Escribenos un comentario