fbpx

secretaria@cdci-gchu.com.ar

+549 3446 424513

w

+549 3446 379208

25 de Mayo 1008

Las restricciones se implementaron en algunos municipios del Gran Buenos Aires. Alertan por las ventas del Día del Niño. Desde CAME apoyan el pedido.

Esta semana, algunos municipios del Gran Buenos Aires dispusieron limitar la venta de productos no esenciales (ropa, calzado, artículos de bazar y jugutería) en las grandes cadenas de supermercados. Ahora, la Federación de Comercio e Industria (Fecoba) solicitó que esa medida se extienda a todo el país, mientras dure la cuarentena.

Hasta el momento son seis los municipios de la provincia de Buenos Aires que resolvieron impedir la venta de calzado, juguetes y ropa hasta el 17 de julio.

“El Día del Padre fue la gota que rebalsó el vaso. Los supermercados pudieron vender sin restricciones de horarios ni días y a los comercios no se les permitió abrir una hora antes ni vender el sábado. Las ventas cayeron un 60% frente al año pasado, que ya había sido un mal año”, explicó Fabián Castillo, presidente de Fecoba. Los pedidos fueron realizados al Gobierno porteño y también a los ministros Santiago Cafiero y Matías Kulfas.

Otra preocupación de los comerciantes es la situación de los talleres y comercios pymes, que son sus proveedores y que están al borde de la quiebra. Consideran que a pocas semanas del Día del Niño, que se celebra en agosto, las jugueterías serán muy perjudicadas porque perderán esa demanda frente a los supermercados. “El tema de los talleres es clave. Los que fabrican árboles de Navidad, por ejemplo, si no empiezan ahora van a perder toda la venta de fin de año”, ejemplificó Castillo.

Desde las grandes cadenas, consideran que la medida es arbitraria. “Esta tendencia a la restricción de la venta de lo que no son alimentos se basa es una sobrerrepresentación del sector. La participación de supermercados en la venta de indumentaria es de 1,1% del total y en la venta de calzado es de 0,3%. En electro no llega al 10%”, señaló Juan Vasco Martínez, director ejecutivo de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), que representa a las principales empresas del sector.

“Esta decisión protege a los comercios que tienen prohibida la comercialización de sus productos. Solicitamos que la medida se haga extensiva a todo el AMBA y a las jurisdicciones que se encuentran en fase 1 para evitar un mayor cierre de pymes”, explicí el presidente de CAME, Gerardo Díaz Beltrán.

Los negocios dedicados a la venta de artículos como indumentaria, lencería, calzado, etc.; no están habilitados para abrir en muchas localidades. En el mes de mayo, CAME había manifestado su indignación por la competencia desleal, ya que las grandes superficies como hipermercados siguen vendiendo mercaderías no esenciales. Esto sucede porque el decreto presidencial por el cual se mantiene el aislamiento social, preventivo y obligatorio no se los prohíbe. Además, se suma la ausencia de protocolos que establezcan los requerimientos de salubridad contra el Covid-19, mientras que las pymes comerciales han hecho innumerables esfuerzos para contar con todo lo necesario para mitigar la propagación del virus.

Compartir esta nota