fbpx

secretaria@cdci-gchu.com.ar

+549 3446 424513

w

+549 3446 379208

25 de Mayo 1008

Cr. Luis Alberto Dalcol, 03/2021

La vinculación entre don Mercado y la propiedad privada es básica. Si bien don Mercado asiste a ámbitos donde no la protegen, porque don Estado no la cuida o no la permite; observa que en estos casos, aunque más rezagado, de alguna forma ronda o deambula. China, sin aceptar la propiedad privada en su legislación, promueve las ventas temporarias de predios – o la asociación con el Estado – para  la instalación de empresas extranjeras. Estas figuras la acercan con disimulo y permiten hacer inversiones con protección jurídica en su tiempo de maduración y permanencia del proyecto.

Ha repetido infinidad de veces que le sorprende que don  Estado (el de las  políticas internas totalitarias)  cuando negocia fuera de sus fronteras toma – explícitamente – acciones de carácter liberal; y sus operadores muestran habilidades muy desarrolladas en ese sentido. Agrega: “increíble; me acepta  afuera, mas no   adentro de su casa”.

HABILITACIONES

Recomienza y dice: “Esta cuestión de la propiedad es antiquísima, y está ligada a reconocer (o no) el esfuerzo de cada uno; si es mío, del Estado o de quién”. Continúa “en una generalización, los griegos fueron confusos en su posición; Platón no la aceptaba, Aristóteles sí”. Prosigue: “igualmente la Iglesia Católica,  duda con Francisco (la subordina o la condiciona)”. Antes no: “Juan Pablo II, Pio XI y principalmente León XIII  definieron con mayor  firmeza  su admisión. Don Mercado señala “es importante recordar y referenciar estas manifestaciones porque guían a mucha gente y hacen a la factibilidad de mi habilitación”. A la luz de sus dichos,  para don Mercado, la ausencia de la propiedad privada es preocupante, pues depende su existencia.

¿QUE ES LA PROPIEDAD PRIVADA?

No se aprecia disonancia en el concepto, don Mercado cree  que la propiedad privada “es poder disponer de lo que es de uno, de lo propio”. Suma: “es un incentivo, un premio al esfuerzo de la persona. Es la compensación al mérito, a la voluntad del que trabaja”. Aclara, “inevitablemente puede acumular y al mismo tiempo encoger por el tránsito generacional, por diferente talento, sacrificio u otra vicisitud”. Para exponer su firme posición razona: “si el perezoso y el arrojado tuvieran igual compensación sería  injusto y desestimulante”. Recuerda: “el capitalismo, con la propiedad privada, es el sistema que más ha multiplicado la producción”.

ENCUENTROS IMPREVISTOS

Pasaba don Estado y ambos  iniciaron una conversación amable;  al rato parece que cambió,  escuché  a don Mercado decirle exaltado: “¡no defendiste la propiedad de los depositantes y salvaste bancos que habían recibido sus ahorros!”;  claro reproche a la respuesta dada a la crisis del sistema financiero local de 2001, que en partes imitara E.E.U.U. en la del 2008. La cosa se ponía  pesada, así que los dejé solos. Comprendí sí, que la propiedad privada no  es únicamente problema de tierra,  el asunto es más amplio y profundo.  

EVOLUCION Y SALUDO

A don Mercado lo apena, “que las experiencias pasadas no hayan definido todavía la cuestión”. A Lenin lo siguieron con la muletilla de “saquead lo saqueado”; sin comprender que entraban en un círculo sin salida, cuando el nuevo saqueador quedaba en disposición de ser saqueado.  “Creo que  debe aceptarse el reparto ya hecho, no atarse a lo pasado, y seguir para adelante. En contrario es  un volver a empezar. Retornar y pensar de nuevo; un continuo  nunca acabar”, razonó. Recordó – cuando niño – la prédica de sus padres: “respeta los bienes de los vecinos”; miró al horizonte y dijo: “propiedad privada reciba Ud. mis respetos”. Luego enderezó para el centro.

Compartir esta nota